Un actor responsable

Eco-responsable desde siempre, el grupo Grosfillex ha sabido aplicar su espíritu pionero al servicio del desarrollo sostenible, tanto en los materiales como en los procesos de transformación utilizados.

En el ámbito de las materias, se ha suprimido el cadmio de las formulaciones desde el año 1996 y se ha sustituido el plomo por el calcio zinc a partir del 2003, iniciativa aprobada el mismo año por el CSTB. Hoy en día, todas las materias primas utilizadas son conformes con las exigencias Reach que garantizan productos sin peligro para el usuario, y son 100% reciclables.

Orientada hacia el futuro y líder, Grosfillex encabeza el grupo de investigación SYRIMAP (ignifugado eco-compatible), proyecto subvencionado que totaliza una inversión de 4 millones de euros. También participa en el plan Vinyl Plus que pretende alcanzar 800.000 toneladas de PVC reciclado en el 2020. En el ámbito de los procesos, el grupo se ha adherido a la iniciativa Balance Carbono de ADEME en el 2008, y está siguiendo un plan de acción para reducir sus GES en un 34% (renovación de las cubiertas, prensas hidráulicas  de caudal variable…).

Grosfillex no consume agua gracias a un circuito cerrado de enfriamiento de 1000m3/hora, y no genera ningún residuo de producción gracias a su método de granulación y a su compromiso con el reciclaje (4200 toneladas/año).
Gracias a inversiones en grupos frigoríficos, la empresa recupera hasta 6000kW de calorías liberadas por la fabricación para calentar sus locales industriales y reducir su factura energética.

Otras iniciativas como el hecho de compartir coche entre los asalariados, o la implementación de depósitos satélites en los países a los que suele entregar mercancía, participan también en la reducción de la huella ecológica.